Cómo ser escritor

_0024_Layer 4Hay una infinita lista de consejos y técnicas que los autores experimentados han ido enseñando a las nuevas generaciones de escritores. No es realista suponer que su escritura pueda ser perfecta desde el primer momento y dominar todas esas habilidades y técnicas de forma instantánea, sólo con desearlo.

Para convertirse en escritor se requiere motivación constante, actitud profesional y producción creativa (explico estos conceptos en el artículo Quiero ser escritor). La escritura es un arte evolutivo y depende de su experiencia para desarrollarse. Nunca podrá tener demasiados consejos sobre cómo escribir bien y jamás podrá dejar de intentar superarse… en eso se basa la buena escritura.

De todos los consejos y enseñanzas que he ido coleccionando durante estos años he sintetizado una serie de premisas esenciales (por importancia y repetición) para comenzar en el mundo de las letras. Algunas son obvias, otras no tanto:

1- Lea, lea mucho. Lea todo lo que pueda (y asegúrese de leer buenos libros)
Para escribir bien debe tener claro qué es buena escritura y qué no. Ese conocimiento sólo se consigue leyendo.

2- Escriba todos los días. La práctica hace al maestro.

3- Tenga a mano el diccionario y el material de consulta.  Para trabajar con las palabras siempre es bueno contar con libros de estilo, de sinónimos, de gramática, ortografía y sintaxis.

4- Únase a comunidades o grupos de escritura y procure valoraciones de sus escritos.

5- Rebaje sus expectativas iniciales y permítase escribir todo lo malo que quiera. Es mejor escribir mal que no escribir nada.

6- Póngase objetivos realizables y concentre sus esfuerzos en lograrlos. ¿Quiere escribir una novela? ¿Un blog? ¿Poesía? Pues impóngase un plazo razonable para conseguirlo y manos a la obra.

7- El bloqueo no es excusa. Se rompe el bloqueo escribiendo. Haga resúmenes, ejercicios, reescrituras… lo importante es no quedarse quieto sin escribir.

8- Siempre sea usted mismo. Deje salir su propia voz, no se compare con escritores consagrados. Ellos también empezaron en algún momento.

9- Escriba sin criticarse. Déjese llevar por la creatividad y escriba sin reprimirse. Siempre habrá tiempo para editar, revisar y corregir luego

10- Lleve algún tipo de organización. Todas esas notas, libretas, hojas, investigaciones deben poder entenderse. También los archivos digitales y las fotos. Las cosas deben estar ordenadas para encontrarlas cuando las necesite.

11- Ponga atención en los detalles. Los escritores son artesanos del lenguaje. La elección de las palabras, el orden y la estructura de las frases hacen la diferencia entre una buena novela y un montón de hojas que acumulan polvo en un estante. Los ejercicios de poesía son buenos para practicar.

12- Conozca a su lector. Imagine su lector ideal y escriba para él, utilizando un lenguaje que pueda entender fácilmente, para que le llegue el mensaje y no se quede enredado en las palabras.

13- Sea creativo y arriésguese. Nunca sabrá si lo puede hacer si no lo intenta.

14- Revise, edite, reescriba, corrija. Sólo con un laborioso proceso de pulido conseguirá que sus escritos brillen.

15- Muestre, no cuente. No por manido es menos cierto.

Una vez que incorpore la “actitud escritora” a su ritmo de vida diario, haya escrito y leído lo suficiente, empezará a identificar en sus propias historias el perfume de la buena escritura.

Pero ¿qué es lo que constituye la buena escritura? Las opiniones sobre el tema varían ampliamente. Habrá rasgos que hacen diferente las buenas novelas de la buena poesía o el buen periodismo. Sin embargo, se puede consensuar una lista general de las características de la buena escritura (sin un orden en particular):

Claridad y enfoque: en la buena escritura, todo tiene sentido y los lectores no se pierden ni deben releer pasajes para averiguar lo que está pasando.

Organización: un escrito bien organizado no es sólo claro, se presenta de una manera que es lógica y estéticamente agradable. Puede contar las historias que desee, siempre y cuando sus ideas y escenas estén bien ordenadas.

Ideas y temas: una historia, para que se considere bien escrita, tiene que contener ideas y temas claramente identificables.

Voz: esto es lo que le distingue de todos los otros escritores. Es su manera única de encadenar palabras, formular ideas, y relacionar escenas, eventos o imágenes para el lector. La voz debe ser coherente e identificable.

Lenguaje: los escritores no pueden subestimar o dejar de apreciar sus más valiosas herramientas: las palabras. La buena escritura incluye palabras inteligentes y apropiadas, en el lugar correcto. Oraciones bien elaboradas y párrafos correctamente estructurados.

Gramática y estilo: Para que un escrito se considere bueno debe seguir las reglas de la gramática (y romper esas reglas sólo cuando haya una buena razón). El estilo debe ser identificable de forma clara y consistente.

La credibilidad o verosimilitud: En la ficción, la historia debe ser creíble (aunque sea imposible), y en la no ficción, la investigación debe ser precisa y certera.

Invitar a la reflexión o a la inspiración: quizás la cualidad más importante de la buena escritura es cómo el lector responde a ella. La buena escritura consigue movilizar al lector de forma intelectual y/o emotiva.

Ahora que conoce las premisas básicas y puede reconocer la buena escritura: ¡Escriba! No hay otra manera de convertirse en escritor.

5 pensamientos sobre “Cómo ser escritor”

  1. Me gusta esta profesión.

  2. constanza cardenas dijo:

    Es bueno encontrar en la red paginas con la seriedad y la calidad de esta, he dado con unas cosas que ni que decir.

    • Muchas gracias Constanza. Mi intención es que las personas que quieran escribir ficción encuentren las cosas que no encontré cuando quise empezar. Pero si que hay muy buenas páginas por la red. Saludos.

  3. jaime castillo dijo:

    Los puntos que me parecen más importantes del presente tema, a pesar de considerar que todos lo son, pero lo que tal ves se me dificulta más es el punto del lenguaje, porque uno puede creer que enlaza bien sus palabras, oraciones, frases, y párrafos, pero de repente hace falta mucho y uno no lo sabe. O por lo menos no lo puede ver. El punto es como solucionar ese dilema ¿quien me lo podrá decir? o como dijo el Chapulín Colorado… Y ahora ¿quien podrá salvarme?, ja ja ja. Eso sin tomar en cuenta la ortografía, gramática y puntuación. Cuando pienso en todo eso me siento como Richard Gere en “Atrapado sin salida”.

  4. excelente una buena guia para los que queremos recorres este camino

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .